despertandoalcristianismobiblico
  La Verdadera Deidad de Yeshua
 

La Verdadera Deidad de Yeshua

Siempre se ha discutido de cómo esta formado el Verdadero Dios, El Judaísmo rabínico es monoteísta, es decir tiene la creencia de un solo Dios, y algunas cristianos y católicos tiene la creencia trinitaria pagana de un dios trino. Nosotros los cristianos bíblicos aceptamos la creencia de dos poderes en cielo compartido por el Padre y el Hijo. En este estudio vamos a ver que la biblia enseña que no existe un solo Dios compuesto por una persona, ni tampoco por tres personas. Sino que existe un Dios con un nombre compartido entre dos personas divinas de diferentes rangos. El Todopoderoso y el Mesías. Le sonara extraño, pero cuando lea enteramente este articulo, entenderá muy bien de lo que hablo.

 Es muy claro es que si a Yeshúa lo aceptáramos y presentáramos como un sabio muy respetado durante el primer siglo, quien murió por sus convicciones, no habría mayor dificultad. Muchos sabios judíos fueron ejecutados por Roma y son venerados como héroes de la fe judía. Lo que diferencia a Yeshúa de estos “héroes”, ante los ojos del judaísmo moderno, es que los seguidores de Yeshúa decimos que Él es más que un hombre; que es mayor que el más grande de todos los hombres que han existido. Envuelto en el misterio del Mesías Yeshúa encontramos que está muy claro en la Biblia que Él tiene atributos Divinos. En pocas palabras, la dificultad principal que finalmente marca la línea divisoria entre nosotros y el judaísmo rabínico, es que nosotros creemos que Yeshúa es Emmanuel, “Dios con nosotros”. Nosotros creemos que Yeshúa es digno de ser adorado como Yahweh y el judaísmo rabínico el cual es religioso considera tal adoración como idolatría según su interpretación de las escrituras.

Todas las sectas como los Masones dicen que Jesús de Nazaret fue un hombre como nosotros; dicen que Jesús fue un ser creado como nosotros y otros enseñan los disparates de que fue un gnóstico que encontró la iluminación como otros hombres

 Espiritistas; testigos de Jehová, mormones o los llamados santos de los últimos días, Los de la Ciencia Cristiana, Los de Unity, Los de la Meditación Trascendental, Los del Coreano Moon,  Los del Romanismo colocan a Cristo en un lugar secundario, con relación a María a la que llaman la madre de Dios; La brujería, Los Bahais, Los Hare khrisna, Los Islámicos, Los mandeos, Los drusos, Los del Hinduismo, Los Rosacruces, Los Teosofistas, Los Hermetistas. Todas estas sectas que piensan ser las verdaderas religiones niegan la deidad de Yeshua, para aceptar que su dios Lucifer sea el único ser que debe ser adorado.

Le Preguntare solo una vez.

¿Seguirá coincidiendo con las doctrinas de estos Demonios, negando la deidad de Yeshua? O mas bien, ¿Aceptara de una vez por todas lo que enseña la biblia sobre la deidad de Yeshua HaMashiaj?

Comenzare en este estudio bíblico, a demostrar de una vez por todas, lo que las sectas luciferinas y judíos religiosos niegan de corazón y enseñan a la mayoría de sus pobres seguidores a aceptar. La verdadera deidad de Yeshua es completamente bíblica y no contiene ningún error.

 

Yeshua es el Angel de Yahweh Padre

“Y se le apareció (a Moisés) el ángel de  Yahweh en una llama de fuego, en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Yahweh que el iba a ver, lo llamo  Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: YO SOY EL DIOS DE TU PADRE, DIOS DE ABRAHAM, DIOS DE ISAAC, Y DIOS DE JACOB. ENTONCES MOISÉS CUBRIÓ SU ROSTRO, PORQUE TUVO MIEDO DE MIRAR A DIOS.” (Exodo.3:2-6).

Fue el ÁNGEL de Yahweh quien se apareció a Moisés en medio de la zarza ardiente. Luego leemos que viendo Yahweh que Moisés se acercaba a mirar lo llamo en medio de la zarza. Seguidamente, este ÁNGEL le dice a Moisés que él es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Por lo tanto, el texto es bien claro: EL ÁNGEL DE Yahweh TAMBIÉN SE LLAMA Yahweh  porque EL NOMBRE DE Yahweh ESTÁ EN ÉL (Ex.23.20-21), Por consiguiente el nombre de Yahweh es un nombre COMPARTIDO por DOS entidades Divinas. La primera es el Dios supremo que está en el cielo, y la segunda es el ÁNGEL de YHWH, el cual era quien se aparecía a los seres humanos.

Este Ángel divino, llamado YHWH, es quien siempre trató con la nación de Israel, él liberó a los israelitas de la esclavitud de Egipto, y fue él quien iba dentro de la “columna de nube” guiando y protegiendo a Israel a través del desierto: “Y YHWH  iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego, a fin de que anduviesen de día y de noche” (Ex.13:21), sin embargo, ¡no era el Dios supremo quien iba dentro de esa “nube” voladora guiando a Israel por el desierto, sino el ÁNGEL de YHWH!, tal como leemos en Éxodo 14:19 “Y el ÁNGEL DE DIOS que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas”.

Este Ángel de Dios que iba dentro de esa “nube” voladora es llamado YHWH: “Aconteció a la vigilia de la mañana, que YHWH MIRÓ EL CAMPAMENTO DE LOS EGIPCIOS DESDE LA COLUMNA DE FUEGO Y NUBE, y trastornó el campamento de los egipcios” (Ex.14:24).

Ahora bien, ¿por qué este Ángel de Dios se llamaba también YHWH?, porque el nombre del IEVE  Padre está en él: “He aquí yo envío mi ÁNGEL delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.” (Ex.23:20-21). ¡el nombre de YHWH está en este Ángel divino!, por eso es que él se llama igual que el Dios supremo, ¡ambas entidades tienen la misma naturaleza divina y el mismo nombre!, sin embargo, el YHWH supremo es quien envía, y el segundo Dios era el enviado, el Mensajero especial, el cual hablaba de parte del Dios supremo que está en el cielo, existiendo, por lo tanto, una jerarquía de Dioses que llevan el mismo nombre. El primero es el YHWH supremo que está en el cielo (el Padre), y el segundo Dios es el Dios que descendía a la tierra y se aparecía a los hombres como el Ángel de YWH . Fue este segundo Dios quien se hizo hombre siglos después con el nombre hebreo de Yeshúa (Jn.1:14).

 

El Angel de Yahweh es llamado Dios

Una de las declaraciones más impresionantes de la Biblia es ésta:

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este existía en el principio con Dios." (Juan 1:1-2)

Las Sagradas escrituras enseñan rotundamente que a Yahweh Padre nadie le ha visto Jamás

 

(Juan 1:18),A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.”

(Juan 6:46) “No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que ha venido de Dios, ése ha visto al Padre.”

(Exodo. 33:20 “...porque no puede verme el hombre y seguir viviendo“

En Juan 12:39-41 Juan nos dice que Isaías vio a Yeshúa y habló acerca de él, esto sólo puede referirse a la visión que Isaías tuvo en el capítulo 6 de su libro donde dice:

"Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; que siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, YAHWEH de los ejércitos." (Isaías 6:5)

Cabe preguntarse, Si a Yahweh el Padre nadie le ha visto jamás ¿A quien Vio el profeta Isaías que lo llamo Yahweh de los Ejércitos?

La respuesta es clara, si Nadie vio a Yahweh, solo queda por responder sin inconvenientes que Isaías estaba viendo a Yeshúa HaMashiaj. Isaías estaba viendo al Yahweh de los Ejércitos, el cual es Yeshúa, eso es lo que enseña la Biblia desde el génesis hasta el apocalipsis. En este caso, ¡Yeshúa es Yahweh de los ejércitos!

(Jeremías 23:5-6) “Mirad que días vienen - oráculo de Yahveh - en que suscitaré a David un Germen justo: reinará un rey prudente, practicará el derecho y la justicia en la tierra. En sus días estará a salvo Judá, e Israel vivirá en seguro. Y este es el nombre con que te llamarán: «Yahveh, justicia nuestra.»”

(Isaías 44:6) “Así habla Yahweh, el Rey de Israel, y su redentor, Yahweh de los ejércitos

El Rey David decía que Yeshúa era su Señor.

"YAHWEH dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. La vara de tu fortaleza enviará Yahwéh desde Sión: Domina en medio de tus enemigos. Tu pueblo serálo de buena voluntad en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad: desde el seno de la aurora, Tienes tú el rocío de tu juventud. Juró Yahweh, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melchîsedech. El YAHWÉH a tu diestra Herirá a los reyes en el día de su furor" (Salmo 110:1-5) 

El Apóstol Pablo nos dice:

"Yeshúa el Mesías es el mismo ayer, y hoy y por siempre." (Hebreos 13:8)

Aquí vemos al príncipe del ejército de YAHWEH recibiendo homenaje de parte de Josué:

"Y él respondió: No; mas Príncipe del ejército de Jehová, ahora he venido. Entonces Josué postrándose sobre su rostro en tierra le adoró; y dijo: ¿Qué dice mi Señor á su siervo? 15 Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió á Josué: Quita tus zapatos de tus pies; porque el lugar donde estás es santo. Y Josué lo hizo así." (Josué 5:14-15)

Aquí Josué no se estaba postrando ante un simple ángel, porque si así hubiera sido, el ángel no se lo habría permitido, tal como le sucedió al apóstol Juan: "Y yo me eché a sus pies para ADORARLE [RENDIRLE HOMENAJE]. Y él me dijo: Mira que no lo hagas: yo soy siervo contigo, y con tus hermanos que tienen el testimonio de Yeshúa: ADORA [RINDE HOMENAJE] a Dios" (Apocalipsis 19:10)

Entonces, Josué no se postró ante un simple ángel, porque ese príncipe del ejército de YAHWEH permitió que Josué se postrara ante él y le rindiera homenaje. Y ya demostramos que YAHWEH DE LOS EJERCITOS es Yeshúa el Mesías, al comparar Isaías 6 con Juan 12:41, por lo tanto, el Príncipe del Ejercito de Yahwéh sólo puede ser Yeshúa en el antiguo pacto.

(Jueces 13: 18) “Entonces dijo Manoaj al ángel de Yahweh: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable?”

¿A que Nombre hace referencia Manoaj? Pues al Angel de Yahweh. El Cual es Admirable también es el nombre del Mesías.

(Isaías 9:6) “Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Gedeón llamo al Ángel de Yahweh su señor también.

(Jueces 6:11-13) “Y el ángel de Yahweh se le apareció, y le dijo: Yahweh está contigo, varón esforzado y valiente. Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío...”

La palabra inspirada nos dice que Melkitzedek es un sacerdote eterno que siempre ha existido, sólo puede referirse a Yeshúa cumpliendo funciones sacerdotales en el Antiguo Pacto.

"Sin registro de padre y madre en las genealogías, ni el principio de sus días ni el fin de su vida, sino que a semejanza del Hijo de Dios, su sacerdocio permanece eternamente." (Hebreos 7:3)

(Jueces 13: 21-22) El ángel de YHVH no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces Manoa se dio cuenta de que era el ángel de YHVH, y Manoa dijo a su mujer: --¡Ciertamente moriremos, porque hemos visto a Dios!

 

El Nombre de YHWH

Moisés utiliza otras formas plurales cuando se refiere a Dios en el Génesis: "Entonces Dios dijo: HAGAMOS [plural] al hombre a NUESTRA [plural] imagen”.

Lo mismo sucede en Génesis 3:22: “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de NOSOTROS”. Véase también Génesis 11:7, donde Dios dice, “DESCENDAMOS (plural) y CONFUNDAMOS (plural) allí su lengua”.

En el Nuevo Testamento se nos enseña que Cristo tenía la categoría de Dios mucho antes de nacer:

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y EL VERBO ERA DIOS. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas..." (Juan 1:1-3)

No que era el Padre Celestial sino que era Dios, "Dios el Hijo".

Puesto que Jesús creó la tierra junto con su Padre, Cristo también es un "Padre como Creador". Es por esta razón que Isaías, por ejemplo, le llama "Padre Eterno" (Isaías 9:6).

"Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, DIOS FUERTE, PADRE ETERNO, Príncipe de Paz." (Isaías 9:6)

Ahora bien, aquí viene las preguntas de oro: ¿Quién sino Jehová era un "DIOS FUERTE" para Israel? ¿Quién sino YHWH era un "PADRE ETERNO" para Israel? ¿Es posible que Yahweh no haya sido el Único Dios para los Profetas antiguos? ¿Es posible que YHWH sea parte tambien el mismo Cristo? ¿Es posible que haya otro Dios aparte de YWH?

Examinando esta profecía Mesianica:

 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: YHWH, NUESTRA JUSTICIA." (Jeremías 23:5-6)

Los Profetas del Antiguo Testamento sabían que el Mesías sería YHWH (su justificación).

Jehová el "DIOS DE ISRAEL" sería el que vendría a la tierra de los judíos a habitar entre ellos:

"Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre EMANUEL, que traducido es: "DIOS CON NOSOTROS". (Mateo 1:22-23)

 
Este era el "MISTERIO DE LA PIEDAD" que menciona Pablo en su carta a Timoteo

"E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: DIOS fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria." (1 Timoteo 3:16)

Éste es un versículo muy explícito en el Nuevo Testamento respecto de que el Señor Dios se manifestó en la carne. Esto queda demostrado a través de un ejercicio de lógica simple; si aplicamos la palabra “DIOS” a cada una de las frases descriptivas de este versículo obtenemos el siguiente resultado:

Luego de su resurrección, Jesucristo ascendió a los cielos donde fue recibido en gloria y se sentó a la diestra de su Padre (Marcos 16:19, Hebreos 1:3). Por lo tanto, Jesucristo es el Dios al que se refiere este pasaje. Dios el Hijo.

 En Apocalipsis se revela que Jesucristo es el "PRIMERO Y EL ÚLTIMO", un título exclusivo de Jehová:

"Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO; y el que vivo, y ESTUVE MUERTO; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén." (Apocalipsis 1:17-18)

 Lógica simple: Si alguien es el "PRIMERO" no puede haber otro que sea "el primero". Si alguien es el "ÚLTIMO" no puede haber otro que sea el "último":

 "Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy EL PRIMERO, y yo soy EL ÚLTIMO" (Isaías 44:6)

 Ese título ("primero y último") está relacionado con estos otros títulos:

ALFA Y OMEGA (primera y última letra del alfabeto griego).PRINCIPIO Y FIN

 En el libro del Apócalipsis Jesucristo se identifica como el gran JEHOVÁ ("el que es") del antiguo testamento:

 "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, EL QUE ES y que era y que ha de venir, el Todopoderoso." (Apocalipsis 1:8)

El Todopoderoso y El Mesías = Un Dios Único

Algunos sabios judíos también citan siempre el pasaje de la Shema hebrea (Dt.6:4) para decir que solo existe un Elohim , sin embargo, esa interpretación es falsa, pues lo que dice la Semá es que YHWH , el Dios supremo, es ÚNICO, es decir, no hay otro Dios como él, nadie se puede comparar a él, porque él es el único Dios digno de la adoración y gloria suprema (Jn.4:23-24, Filp.2:11), sin embargo, usted debe entender perfectamente que el segundo Dios (llamado también el Ángel de Yahweh ) que se aparecía a los seres humanos no es igual en poder al Dios Padre Todopoderoso que está en el cielo, pues el segundo Dios siempre aparece en la Biblia como el mensajero o enviado del Dios Padre, los dos dioses se llaman igual, pero no son iguales, de la misma manera que un padre y un hijo se llaman igual, pero no son iguales, pues el padre siempre tiene la autoridad sobre su hijo, así como el Mesías sobre el hombre.

 

Yahweh proclama el nombre de Dios

Ahora veamos uno de los pasajes más impresionantes de toda la Biblia, el cual nos revela de forma clara la existencia de estos DOS DIOSES, llamados IEVE : “Y IEVE  descendió en la nube, y estuvo allí con él (con Moisés), proclamando el nombre de IEVE . Y pasando IEVE  por delante de él, proclamó: ¡IEVE ! ¡IEVE ! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación” (Ex.34:5-7).

La Biblia dice bien clarito que al Dios PADRE nadie le vio jamás (Jn.1:18). Por lo tanto, si al Dios Padre nadie le vio jamás, y a ese Dios de Éxodo 34:5-7 sí que le vieron los seres humanos, ENTONCES ESE Dios QUE SE APARECÍA A LOS SERES HUMANOS NO ES EL IEVE  PADRE, SINO OTRO SER DIVINO LLAMADO YHWH, y este ser divino era el Hijo, el VERBO DE DIOS, llamado también el ´”Angel (mensajero) de Dios “. Era este Dios el único que se aparecía a los seres humanos (Adán y Eva, Abraham, Moisés, etc.), mientras que el Dios supremo, el Padre, estaba en el cielo.

En Éxodo 23:20-21 leemos que el nombre de Dios  está en el Ángel de Dios, y esto solo puede significa que ese Ángel o Mensajero especial TAMBIÉN SE LLAMA YHWH, esto es como si mi padre dice que su nombre estaría en mi, indicando así que yo me llamaría igual que mi padre, lo cual es cierto, porque mi padre y yo nos llamamos igual. Lo mismo ocurre con el Dios Padre y con su Hijo, ambos se llaman igual, sin embargo, no son el mismo Dios. Ese pasaje de Éxodo 34:5-7 es impresionante, ya que enseña sin ninguna duda la existencia de DOS personas divinas llamadas igual: Dios. El primer Dios  era el enviado, el cual descendía en esa “nube voladora”, y hablaba con Moisés cara a cara, y seguidamente ese Dios comienza  a proclamar y a glorificar el nombre del IEVE  supremo que está en el cielo (el Padre). Por lo tanto, según la Biblia, el nombre de YHWH es un nombre COMPARTIDO por el Padre y el Hijo, los dos se llaman igual, pero esto no significa que ambos sean iguales, pues el Padre es el Dios, la Cabeza, del Mesías (Ap.3:12, etc.). Así que decir que solo hay una persona divina llamada YHWH es mentira, pues son DOS personas divinas las que llevan ese nombre,

 Por consiguiente, la Biblia jamás enseña que Dios sea una sola persona, sino que es un nombre COMPARTIDO POR DOS PERSONAS DIVINAS, pero siendo el YHWH Padre el Dios supremo, la cabeza del Mesías, el Dios del Mesías (Heb.1:8-9, Ap.3:12).


Yahweh y Moises

“Dijo YHWH a Moisés: Sube ante YHWH, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos.” (Ex.24:1).

Dios habló a Moisés, y le dijo que subiera ante Dios, él, Aarón, Nadab, Abiú y 70 ancianos de Israel. El pasaje es bien claro, el YWH supremo, el Padre, habló a Moisés, y le dice que suba ante Dios , es decir, el pasaje biblico hace referencia a dos personas divinas , pero esto no es todo, sigamos leyendo el pasaje.

 “Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno. Mas no extendió su mano sobre los príncipes de los hijos de Israel; y vieron a Dios, y comieron y bebieron”.

En este pasaje se dice bien claro que Moisés, Aarón, Nadab, Abiú y los 70 ancianos de Israel subieron al monte y VIERON AL DIOS DE ISRAEL, es decir, a YHWH, y en el verso 11 vuelve a decir que le VIERON. Pero resulta que la Biblia dice bien claro que al Dios PADRE nadie le vio jamás (Jn.1:18), el Mesías dijo: “También el Padreni habéis visto su aspecto” (Jn.5:37). Y en 1Juan 4:12 leemos esto: “Nadie ha visto jamás a Dios”. que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz,

Como podemos observar, a ese Dios que descendió sobre el monte le vieron los seres humanos, y Moisés hablaba con él cara a cara. Adán y Eva, Abraham, etc. también vieron a este Dios que bajaba a la tierra, llamado IEVE , sin embargo, en Juan 1;18, 5:37, 1Jn.4:12 se dice muy claramente que al Dios Padre NADIE LE VIO JAMÁS, por lo tanto, no era el Dios Todopoderoso el que descendio, sino que era la segunda persona divina , es decir, el Ángel de Dios , el Verbo de Dios, quien siglos más tarde se hizo hombre y vivió entre nosotros (Jn.1:14).

Por lo tanto, es completamente falso decir que al Dios de Israel, YHWH, no le vieron jamás, porque ya hemos visto claramente que la Biblia dice lo contrario. A quien no vieron jamás fue el Dios PADRE, el Dios supremo, el Creador de todas las cosas, y el único digno de la adoración suprema, sin embargo, al Hijo de Dios sí que le vieron, en su existencia divina pre humana, y este Hijo de Dios se manifestaba en esa época como el Ángel o Mensajero de IEVE .

Algunos sabios judíos citan siempre el pasaje de la Shema hebrea (Dt.6:4) para decir que solo existe un Elohim , sin embargo, esa interpretación es falsa, pues lo que dice la Semá es que YHWH , el Dios supremo, es ÚNICO, es decir, no hay otro Dios como él, nadie se puede comparar a él, porque él es el único Dios digno de la adoración y gloria suprema (Jn.4:23-24, Filp.2:11), sin embargo, el segundo IEVE  (llamado también el Ángel de Yahweh ) que se aparecía a los seres humanos JAMÁS es igual al IEVE  Padre que está en el cielo, pues el segundo Dios  siempre aparece en la Biblia como el MENSAJERO o enviado del Dios Padre, los dos dioses se llaman igual, pero no son iguales, de la misma manera que un padre y un hijo se llaman igual, pero no son iguales, pues el padre siempre tiene la autoridad sobre su hijo.

 
Yahweh hace llover por parte de Yahweh

“Entonces YHWH hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de YHWH desde los cielos” (Gen.19:24). En este pasaje se dice bien claro que hay DOS seres divinos llamados YHWH. El primer Dios era quien descendía a la tierra, y habló con Abraham cara a cara, acompañado por dos ángeles (Gen.18), este ser divino era el Ángel o Mensajero del Padre, el cual se aparecía a los seres humanos. Este Dios hizo llover sobre Sodoma y Gomorra fuego y azufre de parte del Dios supremo que está en los cielos. Por lo tanto, repito, la verdadera enseñanza bíblica es que el nombre de IEVE  es un nombre COMPARTIDO por dos personas o entidades divinas: el Padre y el Hijo, pero siendo el Padre el Dios del Hijo (Heb.1:8-9, Ap.3:12).

Los Mortales que vieron el rostro de Yahweh

 “Y hablaba YHWH a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero.” (Ex.33:11).

“No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de YHWH.” (Num.12:8).

“Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien haya conocido YHWH cara a cara;” (Dt.34:10).

En los textos de arriba leemos claramente que Moisés hablaba cara a cara con el Dios de Israel, como cualquiera habla a su compañero, sin embargo, muchos falsos maestros, pretenden hacernos creer que Moisés jamás habló literalmente cara a cara con el Dios YHWH, sino con un ángel que representaba a YHWH. Según los religiosos la expresión “cara a cara” no es literal, sino simbólica. Veamos la falsedad de esa doctrina:

La expresión “cara a cara” aparece también en los siguientes pasajes bíblicos, y en TODOS ellos se refiere a algo LITERAL:

“Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. (Gen.32:30).

“Viendo entonces Gedeón que era el ángel de YHWH , dijo: Ah, Señor Dios , que he visto al ángel de YHWH cara a cara.” (Juec.6:22).

“Y Amasías rey de Judá, después de tomar consejo, envió a decir a Joás hijo de Joacaz, hijo de Jehú, rey de Israel: Ven, y veámonos cara a cara.” (2Cron.25:17).

“Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara” (Gal.2:11).

“Tengo muchas cosas que escribiros, pero no he querido hacerlo por medio de papel y tinta, pues espero ir a vosotros y hablar cara a cara” (2Jn.12).

“porque espero verte en breve, y hablaremos cara a cara.” (3Jn.14).

 

En los anteriores pasajes bíblicos vemos como la expresión “cara a cara” es siempre LITERAL, por lo tanto, cuando en Ex.33:11, Num.12:8, Dt.34:10 leemos que Dios hablaba cara a cara con Moisés, significa lo que dice, ese decir, que hablaban cara a cara, viéndose el rostro el uno al otro. Por lo tanto, Moisés sí que vio el rostro de Dios , y habló cara a cara con él, pero lo que no vio Moisés es el rostro GLORIOSO de YHWH , porque IEVE  le mostró su gloria a Moisés DESPUÉS de que hablara con él cara a cara. En Juan 1:18 leemos que al Dios Padre NADIE LE VIO JAMÁS. Por lo tanto, el YHWH que habló cara a cara con Moisés no era el Dios Padre, sino otra persona divina que también se llama YHWH . ¿Quien era esta persona divina?, ¡era el llamado ÁNGEL O MENSAJERO (Malak) DE IEVE , el cual también se llama Dios en las escrituras !. Ese nombre de YHWH el Dios Padre no se lo ha dado a nadie más, sino SOLO A ESTE ÁNGEL O MENSAJERO ESPECIAL, usted no va a encontrar ni un solo texto en la Biblia donde se diga que el nombre de YHWH está en otra persona, ¡excepto en ese Ángel o Mensajero especial! En Génesis 17:1 y 18:1 leemos que YHWH se APARECIÓ a Abraham, es decir, se dejó VER, pero resulta que en Juan 1:18 leemos bien claro que al Dios Padre NADIE LE VIO JAMÁS. Por lo tanto, ese YHWH que se apareció a Abraham en Gen.17:1 y 18:1 NO ERA EL DIOS PADRE, sino el Dios unigénito (Gen.1:18), es decir, el ÁNGEL DE DIOS , el VOCERO o Verbo del Dios Padre, el cual también se llama igual que YHWH , porque el nombre del Padre está en él; es decir, EL PADRE YHWH HABLABA POR MEDIO DE ESTE SEGUNDO IEVE .

Era el PADRE YHWH quien hablaba a los seres humanos (Heb.1:1), pero lo hacía por medio de este Ángel o Verbo de Dios, el cual TAMBIÉN LLEVA EL NOMBRE DE DIOS PORQUE EL NOMBRE DEL PADRE ESTÁ EN ÉL (Ex.23:20-21).

 

Conclusión Final

Leamos la impresionante profecía de Zacarías 14:4-5. En esta profecía se dice bien claro que IEVE , MI DIOS, vendrá del cielo CON TODOS SUS SANTOS, pues bien, si leemos ahora Mateo 25:31 y 1Ts.3:13 vemos que quien vendrá del cielo con todos sus santos es EL MESÍAS JESÚS : “en la venida de nuestro Señor Jesús , el Mesías, con todos sus santos.” Por lo tanto, el Mesías Jesús  también se llama IEVE !, ¡pero no nos confundamos!, cuando la Biblia dice que el Mesías también se llama IEVE , no está diciendo que él sea igual que el Dios Padre, sino que es el HIJO del Dios Padre, ya que el Dios Padre es el Dios del Hijo (Heb.1:8-9, Ap.3:12).

En el A.T (Hablando en forma evangélica pagana) muchas veces se habla de 2 YHWH: Zacarias 3:2 y dijo jehova : YHWH te reprenda, ¿porque no dijo yo te reprendo?
y en zacarias 10:12 hablando Dios dice y miraran a mi a quien traspasaron: compare con juan 19:34 jesus fue el que traspasaron: Yeshua es parte del Unico Dios de Israel.

Los cristianos bíblicos no estamos enseñando la existencia de dos dioses Altísimos como los adventistas, sino solo de UNO, el cual es el Dios Padre, no hay otro Dios como él; pero el nombre de este Dios Padre, YHWH , lo comparte con el Dios unigénito, el Mesías Jesús, ¡los dos se llaman igual! Esta es la clara enseñanza bíblica y cristiana, la cual es rechazada por aquellos que rechazan la verdadera doctrina Judeo-Cristiana.

Solo hay un Dios ALTÍSIMO, que es el YHWH Padre, y después hay un segundo Señor, que es el Hijo, el Verbo de Dios, el Angel de YHWH el cual habla siempre de parte del Dios supremo, el Padre, y era este segundo YHWH quien siempre se aparecía a los seres humanos y se dejaba ver.

La Biblia dice que al Dios PADRE nadie le vio jamás (Jn.1:18), por lo tanto, ese Dios que vieron los seres humanos era el SEGUNDO DIOS , el Verbo de Dios, el Mensajero (ángel) especial del Dios supremo que está en el cielo. Tanto el Mensajero especial, como el Dios Padre, se llaman igual, por la sencilla razón de que EL NOMBRE DE IEVE  ESTÁ EN ESTE MENSAJERO ESPECIAL: “He aquí yo envío mi Ángel (Mensajero) delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.” (Exo.23:20).

En las comunidades de Torah que se empiezan a formar en nuestros días, el tema de la deidad de Yeshúa sea nuevamente una causa de debate. Debido a que el judaísmo rabínico es la única religión que ha mostrado, a largo plazo, que es posible mantener un estilo de vida de acuerdo a la Torah, nosotros apreciamos profundamente muchas de las tradiciones del judaísmo rabínico, debido a que precisamente estamos tratando de adoptar esa forma de vida. Sin embargo, nos hacemos la pregunta: ¿cómo es posible que la sinagoga tradicional tenga tantas tradiciones de Torah tan bellas y útiles, pero que, al mismo tiempo estén tan equivocados sobre Yeshúa? Desafortunadamente algunos han contestado esta pregunta sugiriendo que la sinagoga tradicional está sólo parcialmente equivocada respecto a Yeshúa. Consideran que están equivocados en no aceptarlo como el Mesías, pero que están en lo correcto al decir que Yeshúa es solamente un hombre y no Dios. De esta manera Yeshúa se presenta como el mayor de todos los sabios que han vivido, un hombre realmente justo, pero de ninguna forma divino tal como dicen las falsas religiones. Esta perspectiva pareciera resolver dos dificultades. Primero, elimina una de las principales contiendas que el judaísmo rabínico tiene con los seguidores de Yeshúa, y, segundo, parece resolver uno de los mayores problemas que se presentan al creer en la deidad de Yeshúa: ¿Cómo podemos mantener el monoteísmo (adorar a un solo Dios) y al mismo tiempo creer que Yeshúa es Dios? Para algunos, el creer en la deidad de Yeshúa sugiere que hay más de un Dios.

Sin embargo, el rechazar la deidad de Yeshúa crea problemas mucho más graves de los que aparenta resolver. Primeramente, un Yeshúa no divino no es el Yeshúa que describen las Escrituras, y por lo tanto, no es el Mesías que salva a los pecadores. Por esta causa, no es de asombrarse que aquellos que niegan la deidad de Yeshúa como los de la nueva era, usualmente también enseñan que hay otros medios para obtener la salvación eterna, otros medios distintos al sacrificio, muerte, resurrección, ascensión e intercesión de Yeshúa. En el momento que Yeshúa es considerado sencillamente como un venerable sabio más, Su muerte por los pecadores también pierde todo su valor.

Aunque lo vean como un gran ejemplo de sacrificio personal y de amor, no lo ven como esencial en el plan de salvación de Dios. Por lo tanto, no es raro escuchar que aquellos que han tomado tal posición enseñen que se puede obtener la justificación de Dios a través de un genuino arrepentimiento y cumpliendo los mandamientos.

Las Escrituras dicen algo muy diferente. Juan, en la introducción a su evangelio, escribe: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). Allí, Juan claramente copia las palabras de Génesis 1:1, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Su intención es que nosotros entendamos que de la misma forma en que Moisés empieza la Torah con Dios, de ninguna manera sugiere que Dios mismo tuvo un principio, Juan empieza su evangelio con “en el principio fue el Verbo”, implicando que el Verbo tampoco tuvo un principio. Además, en griego el texto dice literalmente “y el Verbo fue para Dios”, lo que significa que el Verbo tuvo una relación íntima, cara a cara con Dios, una relación que habla de igualdad. Luego, Juan escribe, “y el Verbo era Dios”. Después de expresar la relación entre Dios y el Verbo en la frase “y el Verbo fue para Dios”, Juan presenta el punto inexplicable que “el Verbo era Dios”. En estos dos puntos Juan expresa que el Verbo tiene un carácter claramente individual y que también es absolutamente uno con el Padre. Además, Juan no deja ninguna duda respecto a Quién se refiere al decir “el Verbo”. En el versículo 14 nos da una clara explicación: “y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos Su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y verdad.”

Por supuesto mucho se ha escrito mucho sobre el prólogo del evangelio de Juan y muchos han tratado de encontrar otras formas para explicar estas palabras. Algunos sienten que su declaración en cuanto a la naturaleza divina de Yeshúa es demasiado audaz como para poder ser aceptada por el judaísmo del primer siglo. Los estudios de la literatura judía de ese tiempo, tales como los textos de Melquizedec del Qumran (11Q13), demuestran que otorgarle atributos divinos a una figura humana exaltada está claramente dentro de los límites del pensamiento del judaísmo de la época.

Otro versículo controversial en el prólogo de Juan es el v.18. Aquí las variantes textuales han dado origen a varias traducciones. Por ejemplo, en las traducciones al inglés, la versión KJV (King James Version) dice: “Ningún hombre ha visto a Dios en ningún momento; El unigénito Hijo, quien está en el seno del Padre, Él lo ha declarado.” Pero, algunos de los manuscritos griegos más antiguos dicen, “el unigénito Dios” en lugar de “el unigénito Hijo”. Incluso, la palabra que se traduce como “unigénito” no se refiere tanto al hecho de “nacer”, sino más bien a la condición de “único”. Por lo tanto, la misma palabra griega monogenes se usa para describir a Isaac en Génesis 22:2, en donde dice, “Toma ahora tu hijo, tu único (monogenes), Isaac,…”.

La versión NIV (New International Version) traduce correctamente Juan 1:18: “Nadie jamás ha visto a Dios, pero Dios, el Uno y Único, quien está al lado del Padre, lo ha dado a conocer.” Las versiones ESV (English Standard Version), NRSV (New Revised Standard Version) y NASB (New American Standard Version) lo traducen en forma similar. La razón por la cual estos traductores decidieron usar “el unigénito Dios” en lugar de “el unigénito Hijo” es porque el peso de la evidencia del manuscrito favorece esta forma. Aquí, tanto como en el primer versículo del prólogo (formando una estructura literaria envolvente, conocida como inclusio), Juan, sin más explicación, se refiere claramente a Yeshúa como Dios existente en el seno del Padre. (La traducción literal del griego corresponde a la traducción de la versión NIV que dice “al lado del Padre”.) Por supuesto, Juan no es el único que registra tales declaraciones tan explícitas sobre la divinidad de la naturaleza de Yeshúa. Pablo también incorpora a sus epístolas dos himnos que aparentemente eran muy conocidos entre las congregaciones de la secta de “El Camino”: 1 Timoteo 3:16 y Filipenses 2:6-11. El himno en Primera de Timoteo habla de Yeshúa como “Dios manifiesto en la carne”, que significa que ha sido revelado como un ser humano. El hecho de que hable sobre Yeshúa como “manifestado” enfatiza el hecho de que Yeshúa existía antes de nacer en Belén. Esto corresponde a las propias palabras de Yeshúa cuando dijo, “Antes que Abraham fuese, Yo soy” (Juan 8:58). Él no dijo, “Antes que Abraham fuese, Yo fui” sino “Yo soy”. La reacción de las personas que recogieron piedras para matar a Yeshúa en este relato, dejan claro que Sus palabras al decir “Yo soy” fueron bien entendidas como una aseveración de ser eterno. Este es uno de los puntos que de forma muy clara se hacen evidentes en el segundo himno al que Pablo hace referencia en su epístola a los Filipenses. Este himno habla de Yeshúa derramándose a Sí mismo como un sacrificio. Después de establecer el hecho de que Yeshúa existió en “forma de Dios”, el himno sigue hablando sobre su encarnación como un verdadero ser humano (no un tipo de súper-hombre o alguna “apariencia” de ser humano) quien se hizo “obediente hasta la muerte”.

En el hecho de ser verdaderamente humano, Yeshúa tenía una condición única, en el sentido de que ésto le permitió hacerse “obediente hasta la muerte”. Nadie, que haya heredado la naturaleza caída de Adán, tiene la opción de decidir si puede o no someterse a la muerte. La muerte as inevitable para todos nosotros (Hebreos 9:27). Ese no fue el caso de Yeshúa. La muerte no pudo retenerlo. Para Él, el hecho de morir, fue por lo tanto un acto de Su propia soberanía y decisión. Además, debido a que Él se sujetó voluntariamente a la muerte, al peor tipo de muerte, pues fue ejecutado como un criminal castigado por crucifixión, Yeshúa fue altamente exaltado y se le concedió u otorgó el “nombre sobre todo nombre” (Filipenses 2:9). Pablo es muy cuidadoso al escoger sus palabras, pues no escribe que se le “dio” un nombre sino que se le “otorgó” (charizomai) este nombre, mostrando más bien la idea de que la gloria que Él tenía con el Padre antes de la fundación del mundo (cf. Juan 17:5) fue restaurada. Yeshúa existe desde la eternidad. No tiene principio. No era conocido como lo conocemos ahora, que murió, resucitó de entre los muertos y ascendió a la diestra del Padre en lo alto. Fue a través de Su humillación que sería para siempre conocido como Él que posee un “nombre sobre todo nombre”.

Y, ¿cuál es ese nombre? Filipenses 2:11, nos dice que “toda lengua confiese que Yeshúa Mesías es Señor (kurios)”:

La palabra kurios puede entenderse simplemente como “Amo” o “Señor”, y los judíos creyentes del primer siglo no podrían pasar por alto el hecho de que en la Septuaginta (traducción al griego del Tanak), kurios es la palabra griega más utilizada para traducir el Nombre inefable, el Tetragrama (Y-H-V-H). ¿No es este el Nombre más alto de todos los nombres? Y es por este nombre que el Mesías resucitado y exaltado se conoce ahora. Por esta razón, Pablo nos dice que “en el nombre de Yeshúa se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.” (Filipenses 2:10). ¡Por supuesto que sí! Yeshúa es digno de ser adorado y, como tal, Él es uno con el Padre, llevando el Nombre, por lo cual entendemos y confesamos que Él plenamente participa de todos los atributos divinos revelados en el Nombre.

Esta creencia central de los apóstoles se encuentra también en otros contextos. Pablo escribe a Tito con relación a la esperanza del retorno de Yeshúa de la siguiente manera: “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador, Mesías Yeshúa, quien se dio a Sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.” (Tito 2:13-14)

La construcción en griego de esta asombrosa declaración hace énfasis en el hecho de que tanto la palabra “Dios” como la palabra “Salvador” se refieren al “Mesías Yeshúa”, en la primera parte del versículo 13. De igual manera, en los manuscritos griegos más antiguos de Hechos 20:28, donde Pablo exhorta a los ancianos de Éfeso a “pastorear la ekklesia (asamblea) de Dios, la cual Él compró con Su sangre.” Este texto claramente nos dice que para Pablo, la naturaleza divina de Yeshúa era un hecho bien establecido en su propio entendimiento y teología. De la misma forma, en Romanos.9:5 la gramática del griego favorece el entendimiento del uso que Pablo le da a la palabra “Dios” (theos) para referirse a Yeshúa: “de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino el Mesías, El cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.”

En pocas palabras: si aceptamos las Escrituras Apostólicas como la Palabra inspirada de Dios, entonces también aceptamos, sin reserva, la completa deidad del Mesías, Yeshúa. Esto no significa que podamos explicar cómo es esto posible o que podamos describir las realidades ontológicas que tal confesión implica. No estamos tratando de resolver el misterio de cómo Dios pudo tomar la forma de un ser humano, o cómo, al derramarse a Sí mismo como un sacrificio, el Dios que no cambia pudo sufrir en las manos de una humanidad mutable, pecadora y mortal. Desde una perspectiva hebraica, mantenemos este misterio y la tensión que provoca como una verdad inexplicable. Lo que no podemos completamente explicar, lo podemos confesar que es verdad. En medio de las controversias Cristológicas que han aparecido dentro del movimiento de Torah, nosotros en “Torah Resource” queremos que todos sepan exactamente cuál es nuestra posición en este tema tan vital. Completamente afirmamos la deidad de Yeshúa tanto como su total humanidad.

Creemos que Él ha existido desde toda la eternidad, sin principio y sin fin, y que Él no es el producto de la creación sino que es el Creador mismo (Juan.1:3, Colosense 1:16-17).

Creemos que en el tiempo determinado por el Padre, Yeshúa fue concebido por el poder milagroso del Espíritu dentro de Miriam (María), una virgen desposada a José.

Creemos que Él nació, como lo relatan los evangelios, que vivió, sufrió y murió como hombre, como escribieron los escritores de los evangelios. Creemos que, tal y como Él lo dijo, Él resucitó al tercer día, y que le apareció a muchas personas durante el período de la cuenta del omer y que ascendió al cielo en donde ahora mora a la diestra del Padre, intercediendo por todos los suyos. Como el exaltado Hijo de Dios, Él es ese Hijo de Hombre del que Daniel habla (Daniel 7:13f), quien reina en gloria, y Quien es por lo tanto digno de nuestra adoración y alabanza y que conforme le damos nuestra adoración a Él, le damos la gloria al Padre (Filipenses 2:11). También creemos que Yeshúa regresará a esta tierra conforme a la providencia soberana de Dios, y que reunirá a todos los que son verdaderamente Suyos y que reinará en Jerusalén como el Rey Davídico de acuerdo con las palabras de los profetas y apóstoles. Como tal, creemos que Yeshúa es el único camino de salvación para cualquier ser humano que sea redimido (Hechos 4:12) y que aparte de Él, no es posible ninguna salvación eterna o un lugar en el mundo por venir.


 !Gloria a Yeshua Adonay!

 
  Hoy habia 1 visitantes (17 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=